Envío GRATIS en compras mayores a $999 - Enviamos a todo México

Los vestidos de la realeza que marcaron la historia

Hay algo sobre las bodas de la realeza que siempre nos roba el aliento. Tienen ese “algo” que a todas nos llama la atención y no sabemos exactamente qué es, pero sin duda, nuestra mirada siempre está en los royals cuando se casan. Una cosa que verdaderamente siempre recordamos es el vestido de la novia. A veces, un solo vestido puede crear una tendencia, una tradición, o quedar grabado en nuestra imaginación por muchos, muchos años. Aquí hay 7 vestidos de novia de la realeza que ciertamente han marcado la historia:

1. Reina Victoria de Reino Unido

Aunque pareciera que las novias se han casado de blanco desde tiempos muuuuy antiguos, ¡la tradición del vestido blanco tiene menos de 200 años! Esta tradición, que prácticamente todo el mundo ha adoptado, la inició la Reina Victoria cuando celebró su boda con su primo, el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. Este momento capturó la imaginación de su pueblo, de ahí se extendió por todo el mundo y el resto, es historia. 

La Reina Victoria no solamente es recordada por popularizar el vestido blanco, sino por tomar sus votos matrimoniales al igual que una plebeya pues, según se dice, quería casarse como una mujer, no como una reina. Con su vestido, Victoria buscaba popularizar el trabajo de la industria textil británica, que estaba decayendo. La Reina atesoraba tanto su vestido, que lo utilizó varias veces más, incluyendo su Jubileo de Diamante.  

2. Lady Elizabeth Bowes-Lyon

Tal vez conozcas a esta figura de la realeza británica como la Reina Madre; este título se asoció con ella para evitar confundirla con su hija, la Reina Isabel II, actual reina de Inglaterra. Cuando se casó con el Duque de York en 1923, su vestido causó revuelo no por el color, sino por la silueta relajada, cintura caída y el tocado, muy popular en la década en que contrajo nupcias gracias a la diseñadora francesa Coco Chanel. Con dos colas, una a la cintura y otra a los hombros, la Reina escribió en su diario que su vestido “se veía encantador”.

Para personalizar más su vestido, la Reina Madre incorporó cardos rosas y verdes, para honrar a sus antepasados escoceses, como hija del conde y la condesa de Strathmore.

3. Grace Kelly

Aunque técnicamente no nació en una casa real, la legendaria actriz de la época dorada de Hollywood Grace Kelly se convirtió en una princesa cuando se casó con Raniero III de Mónaco, de la dinastía real Grimaldi. Su vestido, hasta el día de hoy, sigue inspirando a las novias y diseñadores de todo el mundo. El cuello alto, mangas largas, gran falda ondulante, fue diseñado con tafetán, encaje y perlas cosidas a mano por la diseñadora dos veces ganadora del Oscar Helen Rose. 

4. Princesa Margarita 

El vestido de organza de seda de la segunda hija de la Reina Madre, y única hermana de Isabel II, la Princesa Margarita, condesa de Snowdon, en ocasiones ha sido descrito como “el vestido real más simple de la historia” y es característico por su su sencillez y silueta limpia. Es muy, muy probable que este vestido haya iniciado una tradición entre las novias reales, que casi siempre usan vestidos muy simples en su gran día.

5. Lady Di


Este diseño de Elizabeth y David Emanuel inspiró miles, miles y miles de copias y ha sido descrito como “el secreto mejor guardado en la historia de la moda”. Lo más impresionante de este vestido, es que solamente tomó 5 horas antes de que una réplica casi exacta estuviera a la venta. El vestido, de seda y tafetán, con más de 10 mil perlas cosidas a mano, tenía una cola de 25 pies de largo. Es indiscutible que, después de 1984, durante esa década todas las novias replicaron el dramatismo de este vestido que es icónico. 

6. Kate Middleton


Igual que Lady Di y Grace Kelly, el vestido de Kate Middleton, diseñado por Sarah Burton para la casa inglesa Alexander McQueen, ha sido una influencia inigualable en las novias de la última década. Al igual que la Reina Victoria casi dos siglos antes, la elección de la princesa Kate de una casa británica para elaborar y diseñar su vestido no pasó desapercibida. 

7. Meghan Markle

Cuando la Duquesa de Sussex le dijo “Sí” al Príncipe Harry, su vestido blanco, diseñado por Clare Waight Keller para Givenchy, todos los ojos la voltearon a ver. ¡Su silueta sencilla estuvo en boca de todos! Lo más emotivo de su velo fue el bordado, que rindió homenaje a los 53 país de la Mancomunidad Inglesa de Naciones, fue que tenía una pieza del vestido que usó en su primera cita con Harry. ¡Pero eso no fue todo! Para la recepción, Meghan intercambió su vestido Givenchy por un Stella McCartney con cuello halter. 


No cabe duda que hay algo que nos encanta sobre los royals y pueden ser justo la inspiración que necesitamos para planear nuestro gran día. Recuerda siempre lo más esencial para tu boda: inspírate, pero nunca imites. No pierdas la esencia de lo que hace especial tu relación con tu pareja, y celebra eso desde el primer día de compromiso y durante cada día de su matrimonio.


Love,

Victoria

Dejar un comentario

Garantía de Satisfacción
Envíos a todo México
Novias Felices
Servicio al Cliente Personalizado